Enamorarte de tu actividad



revistas_digitalesMarketing en seguros

Cada día que comienza es una increíble oportunidad para aprender, sorprendernos y entregarnos a cada acto que llevemos a cabo.

He insistido mucho a lo largo de mis artículos sobre marketing en seguros, en que imprimir pasión en cada gesto, cada palabra, cada acto, marcan una gran diferencia entre vivir y ver pasar la vida.

Vivir permanentemente enamorado de la vida y de nuestra actividad marca la gran diferencia.  No me cansaré de repetirlo, si no sentimos verdadero amor por nuestra actividad entonces nos estamos engañando a nosotros mismos.

Debemos comprender que no es solo sentirnos cómodos o peor aún, resignados a que nuestra actividad es una forma decente de ganarnos la vida.

Amigos, sentirnos cautivados por lo que hacemos es entrar a un permanente estado de gracia donde todo es posible y donde la más difícil prueba, se torna en un reto interesante, más que en una desgracia.

Estar enamorado de la vida y de nuestra actividad es una forma más fácil y productiva de manejar todas las circunstancias que se nos presentan.  No se trata de vivir en una burbuja de ingenuidad donde todo es bello.  Por el contrario, es dar pasos firmes convencidos de que somos capaces de lograr cualquier meta.

¿Cómo generar una respuesta en nuestro marketing de seguros si somos los últimos en creer en nuestros productos?

El consumidor está muy entrenado en detectar estados de ánimo y convicciones.  Es un experto en “oler” urgencias, necesidades y promesas vacías.

Por ello, debemos ser congruentes.  Es posible que primeramente debas realizar un verdadero examen de conciencia y determinar si amas lo que haces.  Debes ser muy consciente y honesto.

Saber distinguir si la fuerza de la costumbre es más fuerte que el amor.

Para la mayoría de los profesionales, existe un momento en que sentimos el placer de ejercer nuestra profesión.  Un momento maravilloso donde nos sentimos plenos e identificados.  Nos sentimos triunfadores y exitosos.  ¿Recuerdas ese momento?

Revive esa sensación y conviértela en tu compañera permanente, porque es ahí donde está la fuerza que te hace diferente.  Expresa lo que sientes y contagia con tu amor por tu actividad a todos los que te rodean.

El buen marketing comienza por mostrarnos como somos.  No existe bueno ni malo, solo existe lo diferente.

Tus creencias, cualidades, defectos y virtudes siempre atraerán a personas que se identifiquen con ellas.  No tengas miedo de intentarlo.  Ten miedo de seguir sin probarlo.

Finalmente, el buen marketing en seguros, es un reflejo de una buena actitud profesional.

marketing en seguros

[ratings]

Es justo compartirlo ......Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr