¿Por qué es tan difícil tener éxito?

 

tener éxitoTener éxito, ¿misión imposible?

Los seres humanos hemos perseguido desde siempre, objetivos de todo tipo.

Fama, fortuna, comodidades, aceptación social y un largo etcétera.  Desde la mas tierna edad somos condicionados a buscar tener éxito en alguna actividad.

Una y otra vez nos lanzamos a la aventura en pos de algún nuevo objetivo, pero en la mayoría de los casos y en la mayoría de las ocasiones, lo único que obtenemos es el fracaso.

¿A qué se debe esto?  Muchos son los factores que pueden explicar esta constante.  Por un lado la falta de tenacidad, la falta de habilidades, la falta de fortuna, la falta de carácter, la falta de ….

Siempre será la carencia de algo y si me lo permites, amable lector, quiero arriesgarme a lanzar una hipótesis algo temeraria.

Yo creo que lo que nos impide tener éxito es la carencia de metas propias.  ¿Cómo?

Desde pequeños alguien se empeñó en que fuéramos los mejores estudiantes, o los mejores en deportes, o los mejores en algo.  Muchas veces se nos ofrecieron recompensas muy atractivas, pero casi nunca logramos el objetivo.

Ser el mejor hijo, el mejor estudiante, el mejor amigo, el mejor novio, el mejor empleado, el mejor esposo, el mejor padre, el mejor vendedor, el mejor …  ¡El mundo no es para los mediocres!, reza por ahí algún cartel.

Metas, objetivos, planes, rutas.  Pero a veces me pregunto, ¿y si yo solo quiero ser el mejor yo posible?

Mi sensei alguna vez me dijo: “el manzano da manzanas, el plátano, plátanos, la vid da uvas.  ¿Qué eres tu y que fruto debo esperar?

Todos somos diferentes, únicos e irrepetibles.  En el mundo de las ventas se espera que cumplamos una serie de objetivos, muchas veces completamente alejados de nuestra realidad.


En el momento en que aprendamos a fijar NUESTRAS PROPIAS METAS, las cuales nos representen verdadera satisfacción y plena identificación, entonces comenzaremos a tener éxito.

Y es ahí donde se encuentra el verdadero reto.  No estamos acostumbrados a fijarnos metas y ser lo suficientemente ambiciosos para trazar una nueva al alcanzar la anterior.  Cultural y sociológicamente estamos condicionados a vivir una vida “normal”, con metas “normales”.

Romper ese paradigma es el verdadero reto.  Definir tu propósito, uno tan grande que te volvería loco de alegría al alcanzarlo es la mejor forma de enfocarlo.  Fijar tu propia ruta rumbo al éxito y no apartarte del camino mas que por razones estratégicas.

Es fundamental HACERNOS RESPONSABLES de nuestro propio destino.  Mientras sigamos buscando fuera de nosotros la razón de la falta de resultados, esto se repetirá de manera interminable una y otra vez.

Una cosa está muy clara: “el que no sabe a dónde va, no llega a ningún sitio”.

[ratings]

 tener éxito



Es justo compartirlo ......Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Tumblr

Comments are closed.